Amigas,

Como bien sabéis en El Flea hablamos constantemente de consumo responsable y sostenible. ¿Pero qué significa ser sostenible? En palabras llanas significa consumir de manera que una comunidad cubra sus necesidades con el menor impacto para su entorno, ya sea en materia de contaminación por la explotación de recursos naturales, o también a nivel social al fomentar un modelo de producción y trabajo no ético ni humanitario para las personas.

Pensamos que este 2020 tan duro y extraño ha traído una cosa buena: y es que las personas han bajado su nivel de consumo innecesario y, por tanto, son más selectivos a la hora de consumir. Es verdad que no lo hemos elegido, si no que nos hemos visto forzados a ello, pero quizá, de forma no elegida, esto nos ha llevado a la conclusión de que podemos cambiar nuestra manera de consumir y seguir disfrutando de la vida sin problemas.

El Flea es un mercado de segunda mano que lucha por fomentar el consumo sostenible y las relaciones comerciales y sociales de calidad. Abogamos por reducir, reciclar y reutilizar. El sector de la moda es el segundo más contaminantes del mundo según la ONU y también se afirma que los consumidores de fast-fashion, de media, usan una prenda 10 veces antes de tirarla. En nuestro mercado se venden todo tipo de cosas pero la ropa tiene un protagonismo especial y eso nos encanta: ¡que te guste la moda no está reñido con ser sostenible! Por eso nos brillan los ojos cuando en cada mercado vemos las joyas vintage y segunda mano que traen nuestros paradistas así como los outfits que llevan nuestros visitantes gastando poco dinero y sin contaminar.

Pero además del consumo de ropa de segunda mano hay muchos otras cosas que podéis hacer para que en este 2021 se imponga la sostenibilidad como modo de vida.  ¡Avancemos! ¡Que el siglo XXI ya va madurando!

1.- Planifica tus compras

Si antes de ir a la compra haces una lista de lo que vas a necesitar no sólo ahorrarás dinero sino que evitarás comprar productos que no necesitas realmente.

2.- Compra productos locales

Es lo que se denomina comercio de proximidad. Todo producto que adquirimos, sea comida o cualquier otro tipo de objeto, tiene una huella ecológica calculable según parámetros como su proceso de producción, su transporte y distribución, o los residuos que genera tras su uso.

3.- Apoya el comercio justo

Es importante que a la hora de comprar tratemos de dirigirnos a empresas, que respeten el medio ambiente y los derechos humanos.

4.- Compra en mercados tradicionales

Acude a las tiendas de barrio. Suelen comprar a productores de la misma provincia o comunidad en la que se establecen con lo que sus artículos son más frescos y más sostenibles y tú tampoco tendrás que desplazarte mucho.

5.- Reutiliza y recicla

Evita comprar productos envasados con plásticos y escoge envases que puedes reutilizar y reciclar. Reutiliza tu ropa: regálala o véndela en El Flea. Antes de tirar algo piensa que reutilización creativa podrías darle.

6.- Evita usar bolsas de plástico

Piensa en que las bolsas de plástico tardan alrededor de 55 años en descomponerse. Además, ocho millones de toneladas de plásticos acaban en los mares y océanos anualmente, entre ellos, bolsas de supermercado, según Greenpeace. Por eso en El Flea siempre os ofrecemos nuestra bolsas reutilizables por un euro para que las traigáis siempre que vengáis al mercado.