¡Retomamos nuestra sección de mercados del mundo! Pero esta vez no salimos de la península y nos vamos a un mercado emblemático de la capital #madrileña

¡El Rastro! ¡Institución de los mercados donde los haya! Si todavía no lo habéis visitado consideramos que ir a a este mercado es literalmente una de las cosas que se deben hacer antes de morir…Los historiadores dicen que este “baratillo” madrileño está documentado desde 1740 como un lugar de encuentro para la venta, cambio y trapicheo de ropas de segunda mano, alternativo al negocio de la venta ambulante.
Como curiosidad:
En un principio el mercado se extendía alrededor de lo que antes era el antiguo matadero y de ahí su nombre: “Rastro”, que en el siglo XVIII era sinónimo de carnicería o desolladero.
El Rastro tiene lugar todos los domingos y días festivos del año entre las 9:00 y las 15:00 en el barrio de Embajadores, en el distrito Centro. Cuenta con 3500 puestos y recorrerlo es una fiesta para los sentidos: literalmente puedes encontrar de todo (ropa, joyas, libros, vinilos, muebles, objetos, curiosidades y cualquier cosa imaginable) y, sobre todo, un ambientazo y un jolgorio que le alegra la vida a cualquiera. La gente pasea, revuelve, se encuentra, bebe, baila (porque en el Rastro siempre, siempre hay música) y disfruta en un ritual semanal único que sirve para entender perfectamente la energía de Madrid… bastante intensa y muy divertida.
Por su antigüedad, su historia, sus objetos y su ambiente lo repetimos: ¡hay que visitarlo! Este mercado lo tiene todo y nos encanta.

¿Y tú? ¿Qué otros mercados conoces que sean tan animados como El Rastro?