El reciclaje y la sostenibilidad aplicada a la arquitectura lejos de ser una novedad es algo que se ha venido desarrollando desde principios del siglo XX cuando ya en 1933,por citar un ejemplo pionero, el arquitecto George Fred Keck presentó un proyecto de arquitectura solar llamado Casa del mañana en la Exposición Universal de Chicago.

Desde ese momento muchísimos arquitectos se han adherido a este movimiento, y por eso, hoy os queremos hablar de uno de los más interesantes y representativos que ha habido a lo largo de la historia.Se llama Shigeru Ban y algunos le llaman “el arquitecto de cartón” por el uso increíble que ha hecho de tubos de cartón para construir todo tipo de viviendas y lugares: desde casas provisionales para refugiados de la crisis de Ruanda, una mini ciudad hecha de contenedores para las víctimas del terremoto de Ishinomaki hasta una oficina de investigación en el Centro Pompidou, hecha a base, de nuevo, de cartón y papel.

Nacido en Japón en 1957, con ayuda de su madre, que era diseñadora de modas y costurera, estudió arquitectura en Estados Unidos después de ver en una revista el trabajo de John Hejduk ( conocido este como “el arquitecto de papel”). Ban destacó enseguida por su enfoque experimental a partir del uso de materiales comunes no contaminantes y la propuesta de diseños estructurales completamente novedosos.

Actualmente Shigeru Ban es un referente en arquitectura y ayuda humanitaria ya que ha conseguido llegar a la combinación de buena conciencia y buen gusto en su máxima potencia. En palabras de Thomas J. Prtizker: “Si bien el trabajo de Shigeru Ban puede ser ejemplar a la luz de su labor humanitaria para personas sin hogar y desposeídos en zonas devastadas, también cumple con las condiciones para llegar al panteón arquitectónico por el profundo conocimiento de su forma de hacer arquitectura, el énfasis en tecnologías y materiales de vanguardia, su inagotable curiosidad, compromiso e innovación, su infalible ojo y su aguda sensibilidad, entre otras cualidades”.