¡Feliz lunes amantes de la segunda mano!

Hoy toca hablar de mercados second hand y hemos escogido un mercado que queda un poco lejos de aquí pero que nos encanta por la historia tan pintoresca que tiene…Es la Feria de San Telmo, en Buenos Aires, Argentina y no, no es el mercado más antiguo, ni el más grande, ni el más vintage… pero sí probablemente uno de los más entrañables e interesantes. ¿Por qué? Porque se creó para dinamizar un barrio emblemático de la ciudad, con pocos recursos pero muchísimo valor histórico…Y se logró.

La Feria de San Telmo se creó en 1970 por iniciativa del arquitecto José María Peña, que en ese momento era Director del Museo de la Ciudad de Buenos Aires.  En aquellos años en toda la ciudad de Buenos Aires, tal y como explica el arquitecto, solo había un anticuario y los mercados de pulgas eran algo totalmente insólito y desconocido. San Telmo era, en ese momento, un barrio totalmente deprimido con varias ordenanzas de ser demolido y la feria solo tenía un objetivo: generar movimiento de personas y dinero en un espacio de la ciudad olvidado que merecía ser atendido.

Para hacer el mercado, la organización tenía que conseguir como mínimo 30 personas interesadas en poner un puesto y para conseguirlas decidieron poner anuncios en diferentes periódicos diciendo: “¿Quiere vender sus cosas viejas? Hágalo en una plaza. Informes Sarmiento 1551”.  Así  consiguieron a 28 personas y para llegar al mínimo de 30, José María Peña obligó a dos amigas de su hermana a poner un puesto.

A los 3 meses de esa historia, la feria ya tenía los 270 puestos que tiene actualmente y el éxito fue tan rotundo que actualmente la gente espera a veces durante años para conseguir un espacio. Todo lo que se vende es segunda mano y forma parte de distintas casas del barrio y la ciudad, interés principal del creador. Además la feria, al atraer a tantas personas hizo que la gente descubriera o redescubriera el barrio viejo y le diera el valor que tiene.

Hoy en día la Feria de San Telmo es famosa en todo el mundo y una visita obligada para cualquiera que visita Buenos Aires. Está centrada en objetos de segunda mano más que en ropa y cuentan que tiene un espíritu muy festivo promovido por la organización que hace parecer a los mercados europeos, cómo no, un poco sosos. ¡Esperamos poder visitarla algún día! ¿Y tú? ¿Qué mercados has visitado alrededor del mundo que merezcan la pena?